No somos culpables de la crisis económica y del paro

Los mercados financieros chantajean a España

Desde que se inicio la crisis financiera a principios del 2008 debida al estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos en el año 2006, que provoco una fuerte crisis hipotecaria (las hipotecas subprime) y que tuvieron como consecuencia una profunda crisis de liquidez bancaria, causando una profunda recesión económica mundial, los mercados financieros han tenido a España en su punto de mira.

En España la crisis aun se hizo más profunda al coincidir esta con el derrumbe del sector de la construcción de viviendas, sector que ya estaba saturado, la oferta era superior a la demanda. Como consecuencia numerosas empresas constructoras presentaron suspensión de pagos arrastrando con ello a otras empresas ligadas al sector de la construcción destruyéndose miles de empleos. Los efectos de la crisis se extendieron al resto de sectores económicos y también al sector financiero español  debido fundamentalmente a los impagos del sector de la construcción con una deuda cifradada en 470.000 millones de euros y a la morosidad hipotecaria de miles de ciudadanos.

Para hacer frente a esta crisis el estado español aumento el gasto público generando un fuerte déficit al tener que emitir deuda. Ha y que tener en cuenta que España tenía superávit presupuestario antes del 2008.

Como quiera que para  obtener financiación se debe de recurrir a los bancos centrales y a los mercados financieros (bancos, grandes inversores, fondos de inversión o tenedores de liquidez), estos, guiados por las calificaciones de las Agencias de Calificación de Riesgos (Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch) compran la deuda española aplicando unos altos tipos de interés que le están generando al estado español más déficit (también a otros países como Grecia, Irlanda, Portugal e Italia). Los mercados financieros exigen, a su vez, al estado español la reducción de su deuda reduciendo el gasto público mediante la aplicación de diferentes reformas (reformas del mercado de trabajo, de las pensiones, de la negociación colectiva, adecuación de los salarios a la productividad, privatización del sector publico…). Recordar que las Agencias de Calificación de Riesgos con sus comunicados y calificaciones valoran el riesgo de impago analizando la posibilidad de que el inversor cobre los intereses y el principal una vez vencido el plazo. Pero ¿quiénes son estas agencias privadas para valorar el riesgo de que el estado español no pague sus deudas?, unas agencias totalmente desacreditadas que no supieron o quisieron adelantar la crisis que se estaba gestando e incluso calificaron como buena a Lehman Brothers justo antes de su caída.

El objetivo de los mercados financieros (fundamentalmente de Estados Unidos e Inglaterra) es bajar la calificación de los emisores de deuda para rentabilizar mejor sus capitales y reducir a la mínima expresión el estado de bienestar europeo. Para ello los propios mercados financieros y sus acólitos (economistas liberales, directivos bancarios y líderes de opinión a su servicio) están difundiendo dudas sobre la capacidad del pago de la deuda contraída por los países antes mencionados, y a su vez están propugnando reformas para socavar el estado del bienestar y reducir el ya exiguo, de por sí, poder de los sindicatos.

Pero lo que no es entendible, ni tiene ninguna justificación es la actuación del Gobierno socialista en esta crisis. ¿Cómo se puede consentir que sean los mercados financieros y los especuladores los que estén dictando las medidas para salir de una crisis que ellos han provocado y a los que hubo que rescatar con ingentes cantidades de dinero que han producido el mayor endeudamiento de los últimos años?.  ¿Cómo es posible que un Gobierno socialista se deje chantajear por los mercados financieros?. A los españoles no nos chantaje nadie, debemos de recuperar la soberanía nacional. No debemos consentir que se reduzca el incipiente estado del bienestar que tanto ha costado conseguir. No debemos consentir que se apliquen las medidas neoliberales que se están proponiendo para salir de esta crisis, con estas medidas no se sale de la crisis, se entra en una espiral de difícil y larga salida de la misma. Menor consumo, menor producción, más paro. Eso sí, mayores facilidades para que los mercados financieros y los especuladores obtengan más beneficios. No es de extrañar que cada día aumenten mas la desazón, el desanimo y el desinterés de los ciudadanos por la clase política, los partidos políticos (17,8) y el Gobierno (5,3), ya ocupa el tercer lugar del principal problema que preocupa a los españoles, el paro (83,9) seguido de los problemas de índole económica (51,6), según el último Barómetro del CIS del mes de febrero.

 

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: