No somos culpables de la crisis económica y del paro

Los pactos postelectorales desvirtúan el sistema democrático. Es urgente una reforma de la Ley Electoral General.

Los ciudadanos se han pronunciado con su voto el pasado día 22. Han decidido en sus respectivas comunidades autónomas y municipios, quienes deben de gobernar. Sea o no del agrado, el Partido Popular ha sido el vencedor por abultada mayoría en muchas comunidades autónomas y municipios, pero en algunos ámbitos territoriales no por mayoría absoluta, aunque sí por mayoría relativa. Pero ahora, lamentablemente, el PSOE, partido perdedor en algunos ámbitos territoriales por decisión del “pueblo soberano”, pretenden iniciar pactos postelectorales contra natura entre varios partidos de diferente signo político para impedir que el partido más votado con amplia mayoría, pueda gobernar.

Es hora de superar las políticas de pactos postelectorales. Hay que dejar que gobierne el partido que haya obtenido una amplia mayoría electoral. En la campaña electoral a los ciudadanos no se les hace la pregunta ¿en caso de no obtener una mayoría absoluta con quienes deberíamos pactar?. Los ciudadanos quieren que gobierne el partido al que han votado y ha obtenido una mayoría abrumadora sobre los demás, y que gobierne con su programa electoral, con sus propuestas y promesas electorales.

Algunos piensan que tan democrático son los votos como los pactos postelectorales, esto es bastante discutible porque en el acuerdo entre partidos mediante pactos postelectorales quienes quedan burlados y engañados, aparte del partido que ha obtenido una mayoría abrumadora de votos, son los ciudadanos que con sus votos se han decantado por ese partido. Distinto es pactar la aprobación de una ley o los presupuestos, que pactar para impedir que un partido que ha obtenido una mayoría abrumadora de votos pueda formar gobierno.

Los ciudadanos no quieren que los pactos postelectorales desvirtúen los programas y las promesas electorales de los partidos a los que apoyan con su voto. Sólo en casos en que dos o más partidos hayan obtenido similares resultados electorales puedan entenderse los pactos postelectorales en aras a garantizar una estabilidad parlamentaria.

Por ello, es urgente una reforma de la ley electoral general. Pero hay que tener en cuenta que el sistema proporcional, causante de estas disfunciones, está consagrado en la Constitución Española y, por tanto cualquier reforma de la ley electoral general requiere antes una reforma de la Constitución Española.

Con el sistema proporcional y las listas cerradas y bloqueadas, los partidos mayoritarios se garantizan a su capricho la forma de conformar mayorías independientemente de sus idearios. No siendo tampoco ajenos los partidos que tradicionalmente apoyan a uno u otro partido de los mayoritarios, en función de los compromisos que arrancan a estos en los pactos postelectorales, estos partidos que se autodenominan partidos “bisagra”, están desvirtuando el sistema democrático.

Modificar el sistema proporcional e incluir las listas abiertas y la limitación de mandatos institucionales se hace imprescindible y urgente. ¿Incluirán los partidos políticos la reforma de la ley electoral general en sus programas electorales de cara a las próximas elecciones generales?.

Etiquetado como: , , , , , , , , ,

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. Anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: