No somos culpables de la crisis económica y del paro

Limites al crecimiento económico: crisis energética y crisis económica

Muchos analistas, consideran que el inicio de la actual crisis financiera y económica se produjo en EE.UU en agosto de 2007 con el estallido de las hipotecas basura. Para otros analistas la crisis comienza a fraguarse años atrás con el “cénit del petróleo” o “Peak Oil” (pico del petróleo). El cénit del petróleo es el pico global de la producción a partir del cual empieza a disminuir (Teoría del pico de Hubbert), llegados a este punto, la extracción de petróleo se hace más cara y deja de ser rentable -Energía Ganada por unidad de Energía Invertida (EROEI)-. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) la producción de petróleo llegó a su pico máximo en el año 2006. Y según BP Statistical Review of World Energy las reservas existentes de energías fósiles antes de su agotamiento son de 122 años para el carbón, de 70 a 90 años para el uranio, de 60,4 años para el gas natural y de 42 años para el petróleo; datos que también recoge el Ministerio de Industria de España. Indicar, que de los 48 principales países productores de petróleo, 33 de ellos, están produciendo menos cantidad cada año.

Aunque existen discrepancias en cuanto al agotamiento de los recursos energéticos fósiles (no renovables), no es menos cierto, que la escasez de estos recursos energéticos no tardaran en manifestarse en forma de un nuevo estándar de vida.

Con una población mundial que crece de forma exponencial -en el año 1960 la población mundial era de 3.000 millones de habitantes, en el año 2009 era de 6.775 millones de habitantes, esperando que en el año 2050 la población mundial sea de 8 o 9 mil millones de habitantes- y con un consumo energético desaforado de EE.UU, y Europa, a los que hay que añadir la de los países en vías de desarrollo, mas el crecimiento imparable de China, India y los países de la OPEP, hicieron que la demanda se disparase. (Consumo de electricidad per cápita).

La globalización de la economía de mercado, el excesivo consumo y la mentalidad derrochadora del mundo desarrollado, también se ha extendido a los países en vías de desarrollo, que está produciendo el calentamiento global del planeta y la escasez de recursos energéticos. No se puede atender más demanda de recurso energéticos fósiles sin aumentar la producción, cuando esta misma está en declive. Aunque no lo queramos reconocer la crisis energética está servida.

Las consecuencias de un crecimiento económico sin límites ya nos está pasando factura. No sería de extrañar que las elites que dominan el mundo hayan podido diseñar una estrategia para limitar el crecimiento de la economía productiva al objeto de reducir el consumo de petróleo, provocando un colapso del sistema financiero. De hecho, la demanda de petróleo de los países de la OCDE a decaído en los últimos años motivada por la cris económica que padecen muchos países del mundo occidental..

La desregulación de los mercados financieros, las bajadas de impuestos, las desgravaciones fiscales, la expansión del crédito y las bajadas del tipo de interés son las que nos han conducido a esta situación de crisis financiera y económica.

¿Hemos llegado al fin del crecimiento económico?. Sin querer ser catastrofista, existen varias teorías al respecto. Desde la llamada “venganza de Malthus” con su formulación de la ley demográfica:  “En todas las civilizaciones la población crece hasta la saturación de los recursos, y luego se estabiliza o declina inevitablemente”; hasta una afirmación similar que realizó en la década de 1970, el Club de Roma, en su famoso informe “Los límites del crecimiento”, y que posteriormente  ha tenido varias revisiones; la mayoría de los modelos de Meadows predijeron el hundimiento de nuestra civilización en el primer cuarto del siglo XXI. Similares conclusiones, que tomaron en cuenta la evolución tecnológica, adopto el estudio “2100, récit du prochain siècle” elaborado por un equipo del Ministerio de Investigación francés, en el año 1990. Más recientemente, el especialista estadounidense en energía y medioambiente Richard Heinberg, ha publicado el libro “El fin del crecimiento”  en el que afirma que “el crecimiento económico tal como lo hemos conocido ha terminado”.

En su libro, “Hacia el siglo XXI”, Paul Kennedy recogía la siguiente cita: En octubre de 1930, un año después del crac de Wall Street, pero antes de la crisis de Manchuria y la toma del poder por parte de los nazis, el diario londinense The Economist analizaba con pesimismo los problemas contemporáneos globales y concluía:

“La dificultad suprema de nuestra generación […] es que nuestros logros en el plano económico de la vida han dejado atrás nuestro progreso en el plano político hasta tal punto que la economía y la política están perpetuamente desfasadas. En el plano económico, el mundo se ha organizado en una unidad de actividad única y globalizadora. En el plano político, no sólo ha permanecido dividido en sesenta o setenta Estados nacionales soberanos, sino que las unidades nacionales se han hecho cada vez más pequeñas y más numerosas y las conciencias nacionales más agudas. La tensión entre esas dos tendencias antitéticas ha estado produciendo una serie de sacudidas, choques y rupturas en la vida social de la humanidad […]”.

¿Seremos capaces los seres humanos de superar las dificultades por las que atraviesa la humanidad en este nuevo siglo XXI?. La responsabilidad está en manos de los dirigentes políticos, y nuestra responsabilidad, como ciudadanos, está en saber elegirlos.

Etiquetado como: , , , , , ,

Clasificado en:Economía y Finanzas, Energía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: