No somos culpables de la crisis económica y del paro

El paro no cesa de crecer en España

La gran lacra social en España, el paro, no cesa de crecer. Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) son bastante elocuentes, rozamos los cinco millones de parados (4.978.300), con una tasa de paro del 21,52%. Por otra parte, el número de hogares con todos sus miembros activos en paro aumenta en 57.700 en el último trimestre y se sitúa en 1.425.000. Además, hay 4.389.900 hogares en los que no hay ningún activo y 12.982.600 hogares con al menos un activo, 8.200 menos que en último trimestre. A todo esto, el total de asalariados con contrato indefinido baja en 160.600, mientras que el de asalariados con contrato temporal aumenta en 47.600. Por sectores, la ocupación baja en la Construcción, los Servicios y la Agricultura, manteniéndose en la Industria. (Ver nota de prensa e información detallada del INE).

Ante este panorama desolador -que nos es nuevo en estos últimos cuatro años- se constata que, ni la reforma del mercado de trabajo ni las políticas activas de empleo han tenido el efecto deseado, algo que ya se preveía.

Sólo las políticas económicas expansivas pueden impulsar la actividad económica y el empleo, algo de lo que no se cansan de recomendar insistentemente algunos economistas, entre los que se encuentran varios premios Nobel. Ahora bien, si la principal prioridad es solventar los problemas de la deuda privada de las entidades financieras -que a su vez son acreedores de empresas y familias- así como el de la deuda pública -generada por el estancamiento económico-, el problema puede ser irresoluble a medio plazo.

Las empresas solo invierten y crean empleo cuando tienen una demanda por encima de sus previsiones normales, o bien, porque tienen grandes expectativas en la venta de sus productos o servicios en el mercado interno y/o externo, nunca por una reforma del mercado de trabajo o por las políticas activas de empleo mediante subvenciones a la contratación, ambas solo sirven para reducir los costes en la producción de bienes o servicios. Ahora bien, alguien dirá que si no se reducen los costes de producción no se estará en condiciones de competir en los mercados internos y externos, no se venderá y no se generará empleo; esto es verdad, pero existe otros medios para reducir los costes de producción, como son el aumento de la productividad mediante la mejora de los métodos de producción y trabajo y un mayor equilibrio entre mano de obra directa e indirecta, entre otros.

Las reformas se han mostrado ineficaces para frenar el paro

Si se sigue con la política de nuevas reformas del mercado de trabajo y de negociación colectiva, continuará incrementándose la tasa de paro; el ejemplo más evidente lo tenemos en los 160.600 trabajadores fijos que han perdido el empleo en el último trimestre, frente al aumento de 47.600 empleos temporales.

Si el paro aumenta, si se congelan o reducen los salarios, si se suben el IVA y los impuestos especiales; el axioma es menos consumo, lo que se traduce en mas cierre de empresas y negocios, y por ende, más paro. ¿Quién pagará entonces sus deudas?.

Políticos, dirigentes empresariales y gurús de la economía insisten en que la solución al desempleo es fomentar “emprendedores”, ¿pero qué tipo de emprendedores?, de los que tienen una idea o un proyecto innovador o de los que puedan montar un negocio, si el emprendedor es del último tipo vamos apañados con una demanda bajo mínimos, y si es del primer tipo harán falta inversores ¿quien se apunta a invertir en un proyecto innovador en España?, esto no es Silicon Valley (Valle del Silicio) ni hay Business Angels (Ángel Inversor), o sí. De momento, 580.000 españoles -entre los que se encuentran los mejor preparados- ya se han ido a trabajar al extranjero.

No obstante, y sin esperar nada nuevo, habrá que seguir muy de cerca las propuestas que hagan los partidos políticos en la próximas elecciones del 20 de noviembre para superar la crisis y generar empleo.

Mientras tanto, en más de millón y medio de familias nadie tienen ningún empleo, ni fijo ni temporal. ¿En qué sociedad más injusta e insolidaria estamos viviendo?. Eso sí, los más pudientes de la sociedad, que tienen más desgravaciones fiscales que los demás, aún quieren un mejor tratamiento fiscal. Y luego hablan de las dos Españas.

Etiquetado como: , , , , ,

Clasificado en:Economía y Finanzas, Noticias comentadas, Trabajo / Paro o Desempleo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: