No somos culpables de la crisis económica y del paro

Cada día que pasa crece la desazón y la angustia de los ciudadanos por la crisis a la que no ven salida

Angustia ciudadana

Angustia ciudadana

Los efectos de la crisis económica avanzan inexorablemente sin que nadie sepa cómo detenerla. Los ciudadanos estamos cada día que pasa más angustiados y no sabemos en qué va a acabar todo esto. Crece el cierre de empresas, comercios y negocios y el paro se incrementa. Las familias pierden sus viviendas al no poder hacer frente a sus hipotecas. Los servicios públicos y privados de asistencia social se ven desbordados y faltos de dinero para atender todas las solicitudes que les llegan a diario. Los comedores sociales están desbordados y no dan abasto. En fin, una situación dramática para todos aquellos ciudadanos que no tienen ingresos o los tienen exiguos y no pueden llegar a fin de mes.

Los sectores de la economía que todavía se mantienen a duras penas -pequeñas y medianas empresas, autónomos y comerciantes-, ven como su situación no mejora al tener restringido el acceso a los créditos bancarios, a la caída de las ventas y a la morosidad de sus clientes. Otros sectores de la economía, como la industria del automóvil, han visto caer sus ventas y se ven abocadas a realizar ajustes en el empleo. Los ciudadanos con empleo se sienten inseguros ante un futuro incierto en el que pueden perder el empleo o ver rebajados sus salarios.

Muchos confiaron en que un cambio de gobierno mejoraría la situación económica, no ha sido así. Por lo menos así lo refleja el sondeo de opinión que ayer publicó el diario El País. El clima económico, político y social no es nada halagüeño, y la angustia y la desazón se ha instalado entre los ciudadanos.

Para el 56% de los encuestados, el Gobierno no está sabiendo hacer frente de forma adecuada a la situación económica, que contrasta con el 33% que opina lo contrario.  El 58% desaprueba la gestión de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno, frente al 32% que si la aprueba. Por otra parte, para 70% de los encuestados el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, les inspira poca o ninguna confianza, frente 27% que dice que si le inspira mucha o bastante confianza. El 52% ve que el Gobierno improvisa sobre la marcha, en cambio el 42% opina que el Gobierno sabe lo que hace. Respecto a la valoración sobre los primeros cien días de Gobierno, para el 64% es negativa, siendo para 29% positiva.

Sobre las medidas que ha tomado el Gobierno para salir de la crisis, que fundamentalmente han consistido en recortar gastos para reducir la deuda, el 68% opina que con estas medidas solo se consigue empobrecer a trabajadores y empresas y hacer más difícil la recuperación económica, mientras que el 25% opina que no hay alternativa, y que es lo que se debe seguir haciendo por duro que sea.

La opinión que tienen los encuestados sobre el futuro de la situación del paro no es nada alentadora, para el 81% el paro va a seguir tal alto o más, durante bastante tiempo; en cambio, el 17% opina que está próximo el momento en que empezará a bajar el paro de forma continuada. El 83% de los encuestados dicen tener parados entre sus familiares o en círculos de amigos más cercanos, solo el 17% contesto que no los tienen.

Respecto a la probabilidad de que España pueda llegar a necesitar en un futuro más o menos inmediato el apoyo del fondo de rescate europeo como les ocurrió a Irlanda, Grecia y Portugal, el 50% opina que No, el 43% opina que Sí, y el 7% no sabe o no contesta.

Por otra parte, respecto a la pertenencia a la Unión Europea, para el 55% es positivo pertenecer a la UE, frente al 37% que opina que es negativo, el 8% no sabe o no contesta.

Cuando se les pregunta a los encuestados la opinión que tienen sobre las alternativas que se han barajado para remediar la situación económica de la sanidad pública en tres supuestos, ambos son rechazados mayoritariamente con más del 70%. Ante la creación de un impuesto especial destinado exclusivamente a financiar la sanidad, el 71% de los encuestados está en desacuerdo, el 25% está de acuerdo, y el 4% no sabe o no contesta. Ante el establecimiento de algún sistema de copago para quienes utilicen la sanidad pública, el 70% de los encuestados está en desacuerdo, el 28% está de acuerdo, y el 2% no sabe o no contesta. Ante la reducción de la lista de prestaciones que se reciben de manera gratuita, el 73% de los encuestados está en desacuerdo, el 23% está de acuerdo, y el 4% no sabe o no contesta.

Ante la amnistía fiscal que ha anunciado el Gobierno, la opinión de los encuestados es clara y contundente, el 72% opina que atenta contra los principios de igualdad y justicia (ese porcentaje es del 52% entre los votantes del PP en las elecciones de 2011, y el 84% entre los votantes del PSOE), frente al 23% de los encuestados que opinan que es aceptable por el momento delicado de la economía (eses porcentaje es del 41% entre los votantes del PP, y el 12% entre los votantes del PSOE).

Como hemos podido observar a través de este sondeo de opinión, los ciudadanos desaprueban mayoritariamente la gestión del Gobierno de Rajoy ante la crisis económica, y rechazan las políticas de recortes sociales. Pero esta desaprobación y rechazo a las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy, le han pasado también factura al apoyo mayoritario que obtuvieron en las últimas elecciones generales de noviembre de 2011. Según el mismo sondeo de opinión, el PP pierde 6,5 puntos de estimación de voto con respecto a las últimas elecciones generales. Si en las últimas elecciones obtuvieron el 44,6% de los votos, hoy la estimación de voto es del 38,1%. Pero pierde 8,3 puntos con respecto al mes de enero de este año, en que tenía una intención de voto del 46,4%. Este porcentaje del 38,1% de intención de voto es el más bajo desde el mes de agosto de 2011, en que tenía un 41,3% de intención de voto.

Pero para el partido en la oposición, el PSOE, tampoco son buenos los sondeos de opinión. Del 28,7% de votos que obtuvo el PSOE en las últimas elecciones generales de noviembre de 2011, baja hasta el 23% en la intención de voto, perdiendo 5,7 puntos con respecto a las elecciones generales. Este porcentaje del 23% de intención de voto es el más bajo desde el mes de diciembre de 2010, en el que tenía un 24,3%. En el mes de marzo de este año el PSOE tenía el 24,4% de intención de voto, bajando en un mes 1,3 puntos, hasta instalarse en el 23% de este mes de abril.

Esta falta de confianza de los ciudadanos hacia los dos partidos mayoritarios PP y PSOE, a los que ven incapaces de abordar con garantías la salida de la crisis económica en la que estamos inmersos, así como a las políticas de ajustes, reformas y recortes sociales, que han venido practicando en mayor o menor medida cuando han estado en el Gobierno o en la oposición, o viceversa, son los que motivan el enfado y el malestar de los ciudadanos, que no siendo culpables de la crisis económica son los verdaderos paganos de la misma. Por ello, no es de extrañar que tanto Izquierda Unida (IU) como Unión de Progreso y Democracia (UPyD) suban en intención de voto, más IU que UPyD. Según el sondeo de opinión, IU tenía el 7,7% de intención de voto en enero de 2012, en febrero el 8,8%, en marzo el 9,1% y en abril el 11,6%. UPyD tenía el 4,6% de intención de voto en enero de 2012, el 6,3% en febrero, el 5,1 en marzo, y el 5,9% en abril.

Si recordamos, en las elecciones andaluzas y asturianas ya se dieron resultados similares a los de intención de voto arriba expuestos. Las políticas de recortes del Gobierno del PP y la no presentación de los Presupuestos Generales del Estado a su debido tiempo (porque, como la inmensa mayoría ya intuíamos, estaban cargados de más recortes). El PP, aunque fue el partido más votado no ha podido formar gobierno en Andalucía por la poca diferencia que obtuvo frente al PSOE.  Pero ambos partidos sufrieron un castigo de votos en mayor o menor medida. El PP perdió 414.884 votos con respecto a las elecciones generales de 2011, y 162.947 votos con respecto a las elecciones andaluzas de 2008. El PSOE perdió 67.379 votos con respecto a las elecciones generales de 2011, y 654.831 votos con respecto a las elecciones andaluzas de 2008. Por otra parte, IULV-CA ganó 77.924 votos con respecto a las elecciones generales de 2011, y 119.883 votos con respecto a las elecciones andaluzas de 2008. En las elecciones al Principado de Asturias, el PP perdió 114.703 votos con respecto a las elecciones generales de 2011, y 12.291 votos con respecto a las elecciones al Principado en 2011. El PSOE, aunque fue el partido más votado en las elecciones al Principado en 2011, perdió 23.359 votos con respecto a las elecciones generales de 2011, y 19.808 votos con respecto a las elecciones al Principado en 2011.

El descontento y la desazón crece entre los ciudadanos cada día que pasa y la angustia se ha instalado en todos nosotros. ¿Hay, o no hay salida a la crisis económica que la inmensa mayoría padecemos, en mayor o menor medida?.

Sondeo de opinión de Metroscopia – Barómetro de abril 2012, para El País.

El comportamiento del voto en las elecciones de Andalucía y Asturias.

Etiquetado como: , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: