No somos culpables de la crisis económica y del paro

La nueva subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) un despropósito

Sube el IVA

Sube el IVA

La subida del impuesto sobre el valor añadido (IVA) que el Gobierno ha aprobado mediante el Real Decreto Ley 20/2012, puede tener efectos perniciosos para una economía española que se encuentra en un periodo de grave recesión, con la caída del consumo interno.

En los últimos tiempos, los “gurús” de la economía nos han venido diciendo que la única alternativa para recuperar la competitividad pasa por la reducción de los precios y los salarios -devaluación interna-, al no poder hacerlo mediante la devaluación de la moneda por estar dentro de la eurozona. Para hacer caso a los “gurús”, el Gobierno de Rajoy se pone manos a la obra, y mediante la reforma laboral otorga prerrogativas a los empresarios para que estos bajen los salarios, entre otras prerrogativas ya de sobras conocidas. Mientras tanto, el Gobierno reduce los salarios a los empleados públicos. Pero cuando toca reducir los precios el Gobierno sube el IVA, que es un impuesto indirecto que grava el consumo, aduciendo que los españoles pagamos poco en comparación con otros países europeos, además de añadir que “si lo pagaran los que tiene que pagarlo, no habría que subirlo tanto”. Menuda desfachatez la del ministro Montoro, que es quien hizo estas declaraciones. Ya tenemos pues, la reducción de salarios y el aumento de los precios. Por una parte hacen caso a los “gurús” bajando los salarios, pero por otra parte, les hacen caso omiso subiendo los precios, a no ser que las empresas y comercios asuman el incremento del IVA.

Las consecuencias de esta nueva subida del IVA, son fáciles de adivinar: aumento de la inflación a finales de año; encarecimiento de la cesta de la compra y de los servicios básicos como los de la energía eléctrica, el agua, el gas, el teléfono, los transportes…; disminución del ahorro de las familias; pérdida del poder adquisitivo y dificultades de muchas familias para llegar a fin de mes, por no hablar de las familias que ni siquiera pueden llegar a final de mes por carecer de ingresos. Además de suponer el cierre de empresas y comercios con el consiguiente incremento del desempleo, al cebarse en unos sectores concretos del ámbito comercial, del ocio y de la cultura.

Evolución del Tipo impositivo

Tipo impositivo general

Tipo reducido

Tipo reducido

Última actualización, publicada el 14/07/2012, en vigor a partir del 15/07/2012

21%

10%

4%

Modificación publicada el 24/12/2009, en vigor a partir del 01/07/2010.

18%

8%

4%

Modificación publicada el 30/12/1995, en vigor a partir del 01/01/1996.

16%

7%

4%

Modificación publicada el 31/12/1994, en vigor a partir del 20/01/1995.

16%

7%

4%

Texto original, publicado el 29/12/1992, en vigor a partir del 01/01/1993.

15%

6%

3%

Desde que se incrementaron los últimos tipos de IVA, a partir de julio de 2010, la recaudación de este impuesto a caído más de un 10%, lo cual nos indica que un incremento del IVA no significa una mayor recaudación; contando además, con la escasa -por no decir nula- repercusión que esta subida del IVA ha tenido en los precios. Pero ahora, con esta última subida pocas empresas y comercios podrán absorber la subida del IVA, lo que repercutirá en una subida de precios y un menor consumo de las familias, por lo que la recaudación prevista por el Gobierno hará aguas.

Es mala política fiscal subir los impuestos indirectos en plena recesión económica ya que retraen el consumo. Hay otras vías de recaudación fiscal como son los impuestos directos que gravan la renta y el patrimonio. El Gobierno debería de haber subido los impuestos a los tramos altos del IRPF; aplicando un impuesto especial a las grandes fortunas; subiendo los impuestos a las SICAV; recuperando el impuesto de patrimonio; y subiendo los impuestos a las rentas de capital mobiliario. Y sobre todo, luchar contra el fraude fiscal incrementando la plantilla de inspectores y la voluntad política de perseguir a los defraudadores en vez de amnistiarlos.

Además, debería de implantarse un impuesto sobre el lujo, como el que existía antiguamente, y que fue suprimido. Es indigno que por la compra de material escolar se vaya a pagar un 21% de IVA, y que por la compra de un automóvil de gama alta, un yate de recreo, o joyas, se vaya a pagar un 21%, ¿Acaso es lo mismo un lápiz o la plastilina de un escolar, con yate de recreo, para pagar en ambos casos el mismo tipo de IVA?.

Pero además, el incremento del IVA no solo ha sido en los tipos, sino que han modificado los productos y servicios pasándolos del tipo reducido del 8% al tipo general del 21%, y del tipo reducido del 4% al tipo general del 21%. Para hacernos una idea, he comparado los productos y servicios recogidos en la Ley 37/1992 con la modificación de fecha 24/12/2009 con los del Real Decreto Ley 20/2012. [Comparación de los Tipos Impositivos del IVA desde la Ley 37/1992 con la modificación de fecha el 24/12/2009 hasta el Real Decreto Ley 20/2012 en el que se incluye la modificación de los tipos de IVA]. También se pueden consultar en la Legislación consolidada del Impuesto sobre el Valor Añadido, y en la política fiscal en la Unión Europea en el epígrafe Impuesto sobre el Valor Añadido.

En el estudio comparado, observamos que los artículos, productos y servicios reseñados más abajo, pasan de tributar un tipo de IVA reducido del 8% a un tipo de IVA general del 21%.

  • Las flores y las plantas vivas de carácter ornamental.
  • Los servicios mixtos de hostelería, espectáculos, discotecas, salas de fiesta, barbacoas u otros análogos.
  • Los servicios prestados por interpretes, artistas, directores y técnicos que sean personas físicas, así como los productores de películas cinematográficas susceptibles de ser exhibidas en salas de espectáculos y a los organizadores de obras teatrales y musicales.
  • La entrada a teatros, circos, espectáculos y festejos taurinos con excepción de las corridas de toros, parques de atracciones y atracciones de feria, conciertos,  parques zoológicos, salas cinematográficas y exposiciones, así como a las demás manifestaciones similares de carácter cultural a que se refiere el artículo 20, apartado uno, número 14 de esta Ley cuando no estén exentas del Impuesto.
  • Los servicios prestados a personas físicas que practiquen el deporte o la educación física, cualquiera que sea la persona o entidad a cuyo cargo se realice la prestación, siempre que tales servicios estén directamente relacionados con dichas prácticas y no resulte aplicable a los mismos la exención a que se refiere el artículo 20, apartado uno, número 13.o de esta Ley.
  • Los servicios funerarios efectuados por las empresas funerarias y los cementerios, y las entregas de bienes relacionados con los mismos efectuadas a quienes sean destinatarios de los mencionados servicios.
  • La asistencia sanitaria, dental y curas termales que no gocen de exención de acuerdo con el artículo 20 de esta Ley.
  • Los servicios de peluquería, incluyendo, en su caso, aquellos servicios complementarios a que faculte el epígrafe 972.1 de las tarifas del Impuesto sobre Actividades Económicas.
  • El suministro y recepción de servicios de radiodifusión digital y televisión digital, quedando excluidos de este concepto la explotación de las infraestructuras de transmisión y la prestación de servicios de comunicaciones electrónicas necesarias a tal fin.
  • Las importaciones de objetos de arte, antigüedades y objetos de colección, cualquiera que sea el importador de los mismos, y las entregas de objetos de arte realizadas por las siguientes personas:

1.º Por sus autores o derechohabientes.

2.º Por empresarios o profesionales distintos de los revendedores de objetos de arte a que se refiere el artículo 136 de esta Ley, cuando tengan derecho a deducir íntegramente el Impuesto soportado por repercusión directa o satisfecho en la adquisición o importación del mismo bien.

  • Las adquisiciones intracomunitarias de objetos de arte cuando el proveedor de los mismos sea cualquiera de las personas a que se refieren los números 1.º y 2.º del número 4 precedente.

Los artículos, productos y servicios reseñados más abajo, pasan de tributar un tipo de IVA reducido del 4% a un tipo de IVA general del 21%.

  • Los objetos que, por sus características, sólo puedan utilizarse como material escolar.

El IVA en la Unión Europea

Los tipos impositivos del IVA fluctúan desde el 15% para el tipo general en Luxemburgo hasta el 27% en Hungría. En la Eurozona, el 23% de Portugal, Grecia e Irlanda son los tipos más altos. En Alemania el tipo general es del 19% y en Francia el 19,6%

Todos los países tienen más de un tramo según el tipo de producto o servicio a excepción de Dinamarca, que tiene un único tipo de IVA del 25%. Hay cinco países que tiene un IVA súper reducido para productos de primera necesidad: Francia el 2,1%; Luxemburgo el 3%; Irlanda el 4%; España el 4% e Irlanda el 4,8%.

En la siguiente tabla podemos ver la evolución de los tipos de IVA en la Unión Europea desde el año 2000:

Etiquetado como: , , , , , , ,

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. Un septiembre aciago: Subida del IVA, deterioro de la educación y de la sanidad y el “banco malo” | Malestar Ciudadano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: