No somos culpables de la crisis económica y del paro

La subida del IVA contraerá aún más la economía española

Campaña de Esperanza Aguirre contra la anterior subida del IVA

La brutal subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) efectuada por el Gobierno de Mariano Rajoy traerá más recesión y paro en España. Es más que evidente que una subida de precios de los productos y servicios, junto con una reducción o congelación de ingresos vía: salarios, prestaciones por desempleo y pensiones; con la eliminación o reducción de ayudas sociales, vía: becas de estudio, becas de comedor, de ayudas a la dependencia, etc., además del aumento de los impuestos directos vía IRPF, hace que las familias tengan que ajustar sus presupuestos eliminando o reduciendo gastos, lo que conlleva a un menor consumo.

El Gobierno tenía, y sigue teniendo otras opciones para incrementar los ingresos presupuestarios para ajustar las cuentas públicas, como son el aumento de impuestos a los que ganen más de 100.000 euros al año, el incremento de los impuestos a las SICAV, o la recuperación del impuesto a los grandes patrimonios. Pero no, ha elegido la injusta y contraproducente subida del IVA para cumplir con el Memorándum de Entendimiento sobre el sector financiero (Condiciones políticas) negociado por el Gobierno con la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional).

La subida del IVA es injusta

La subida de un impuesto indirecto, como es el IVA, es una medida injusta porque castiga más a los que menos tienen frente a los que más tienen. Si un parado que cobre los 400 euros mensuales de ayuda del Plan Prepara se gasta 48,40 euros en la compra de ropa de vestir (40 euros, más 8,40 euros del 21% del IVA), el Estado le sustrae de los 8,40 euros del IVA, el 2,1% de su renta mensual de 400 euros. Ahora bien, si un alto directivo de un banco intervenido por el FROB que cobre 20.000 euros al mes, se gasta los mismo 48,40 euros que el parado en la compra de ropa de vestir, el Estado le sustrae de los 8,40 euros del IVA, el 0,042% de su renta mensual de 20.000 euros. Como se puede comprobar, el parado paga más porcentaje de su renta que el alto directivo. De ahí, la injusticia de los impuestos indirectos; y más con esta brutal subida del IVA.  Pero lo más chocante es que Mariano Rajoy cuando era el líder de la oposición le recriminaba al anterior presidente del Gobierno, Rodríguez Zapatero su subida del IVA, diciendo “La subida del IVA es el sablazo que el mal gobernante le pega a sus compatriotas”, esto lo decía el 14 de marzo de 2010. Pero al parecer, a día de hoy, ya no es un sablazo, o no somos compatriotas del actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Como vemos, del dicho al hecho hay un trecho, según el refranero español.

La subida del IVA es inflacionista

Si la subida del IVA es ya de por sí injusta, es además inflacionista. Si tomamos los datos del ejemplo anterior, si la compra de la ropa de vestir se hubiera hecho antes de la subida del IVA al 21%; al parado y al alto directivo del banco le habría costado 47,20 euros (40 euros, más 7,20 euros del 18% de IVA); la subida con respecto al nuevo IVA del 21%, es de 1,20 euros, lo que supone un aumento del precio final del 2,543%.

Siguiendo con el mismo ejemplo, si el parado y el alto directivo bancario hubieran hecho la compra de productos alimenticios preparados antes de la subida del IVA al 10%, les hubiera costado 43,20 euros (40 euros, más 3,20 euros del 8% de IVA), después de la subida del IVA al 10%, la compra de esos mismos productos les costara 44 euros (40 euros, más 4 euros del 10% de IVA), 0,80 euros más de subida, y un aumento del precio final del 1,85%.

En caso que ambos hubiesen utilizado los servicios de peluquería o de actividades deportivas y culturales antes de la subida del IVA al 21%, les habría costado 43,20 euros (40 euros, más 3,20 euros del 8% de IVA); si estos servicios los utilizasen después de la subida del IVA, les costará 48,40 euros (40 euros, más 8,40 euros del 21% de IVA), 5,20 euros más de subida, y un aumento del precio final del 12,037%.

Pero si hubieran comprado con anterioridad material escolar les habría costado 41,60 euros (40 euros, más 1,60 euros del 4% de IVA); si lo compraran ahora con la subida al 21%, les costaría 48,40 euros (40 euros, más 8,40 euros del 21% de IVA), 6,80 euros más de subida, y un aumento del precio final del 16,346%.

La subida del IVA es contraproducente

En plena recesión económica una subida brutal del IVA es contraproducente y va en dirección contraria al mantenimiento de los precios de los productos y servicios, lo cual traerá, como decía al principio, un retraimiento del consumo privado, y por ende, una menor actividad empresarial y comercial, con la consiguiente contracción de la economía española.

La riqueza de un estado se mide por su producto interior bruto (PIB), que es la suma de todos los bienes y servicios finales que produce un país, tanto si han sido elaborados por empresas nacionales o extranjeras dentro del territorio nacional, que se registran en el periodo de un trimestre y al año, cuyos componentes son: el consumo privado, la inversión empresarial, el gasto público y el saldo entre las exportaciones y las importaciones. El último dato del INE, nos indica que en términos interanuales, la tasa del crecimiento del PIB es del -1,3%, siete decimas menos que en el trimestre anterior, como consecuencia de una mayor contracción de la demanda nacional [Ver Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2008, segundo trimestre de 2012] que alcanza los 3,9 puntos, frente a los -3,2 puntos del trimestre precedente y, asimismo, una estabilización de la aportación positiva de la demanda externa, de 2,6 puntos.

Como podemos observar, la caída de la demanda nacional (consumo privado) ha sido importante; no olvidemos que el anterior Gobierno subió el IVA, y el actual subió el IRPF, que junto con las congelaciones y reducciones salariales, además del aumento del desempleo, han  reducido el consumo privado.

Lo cual nos indica que la subida brutal del IVA, para reducir el déficit público, será un fracaso, como lo fue la anterior subida. Además, esta brutal subida del IVA aumentará la economía sumergida en los sectores más afectados (ya se ofrecen servicios de peluquería y manicura domiciliaria, reformas menores y reparaciones en domicilios, cobro sin ticket a clientes habituales de hostelería y comercio para no aplicar la subida del IVA). Sin olvidar lo de “con IVA o sin IVA”.

Hay empresas y grandes superficies comerciales que han dicho que no repercutirán el IVA en sus productos y servicios, pero hay otros pequeños comercios y empresas a los que no les quedará más remedio que aplicar estas brutales subidas del IVA, al  tener poco margen comercial. La Confederación Española de Comercio (CEC) está preocupada por la supervivencia de muchos pequeños comercios que se verán abocados al cierre con los consiguientes despidos de sus trabajadores. La CEC calcula que hay 75.000 establecimientos en riesgo de desaparición. Aunque las grandes superficies comerciales también están preocupadas, algunas de ellas ya han venido practicando durante el mes de agosto ligeras subidas en los artículos que venden, previéndose que vayan aumentado paulatinamente los precios hasta la repercusión del IVA.

Donde se va a notar la pérdida de clientes son en los sectores donde la subida del IVA ha sido más brutal, del 4% al 21% y del 8% al 21%, en peluquerías, gimnasios, cines, teatros, conciertos musicales, etc. donde prevén el cierre de empresas y la pérdida de miles de puestos de trabajo.

Pero si hay algo más injustificado e injusto es la obligatoriedad de los empresarios, comerciantes y autónomos de ingresar trimestralmente a la Hacienda Pública las cuotas del IVA de todas las facturas, aunque estas no se hayan cobrado o sean difíciles de cobrar. La promesa del actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de ingresar a la Hacienda Pública solo el IVA de las facturas cobradas, se ha quedado en la nada, otra promesa incumplida del Partido Popular, que con la brutal subida del IVA agrava aún más sus economías.

Cuando un Gobierno, como el de Rajoy, insta a los más pudientes a acogerse a la amnistía fiscal y dedica el dinero público a salvar a los bancos, no puede esperar la corresponsabilidad fiscal del resto de la ciudadanía española. Cuando la carga de las reformas económicas y los recortes presupuestarios solo recaen entre los menos pudientes, y los más pudientes quedan exentos o minimizados de ellas, se incentiva a no facturar y a no pedir factura.

Cuando un Gobierno, como el de Rajoy, que prometió no subir el IVA, lo sube brutalmente penalizando a los sectores de la educación y la cultura, no lo hace por recaudar más, él lo sabe y tiene datos de anteriores subidas; lo hace por cuestiones ideológicas, no creen en la educación y la cultura para el pueblo, solo cree en la educación y la cultura para las elites, para los ricos.

Cuando la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, realizo una campaña contra la subida del IVA del anterior Gobierno de Rodríguez Zapatero, se mostro contundente, “masIVAno”. No hay mejor palabra que una imagen.

Campaña de Esperanza Aguirre contra la anterior subida del IVA

Etiquetado como: , , , , , , , , , ,

1 Respuesta »

Trackbacks

  1. La amplia repercusión que ha tenido el breve video en Internet de la Interesante explicación de D. Julián Pavón Morote, Catedrático-Director de CEPADE Universidad Politécnica de Madrid, sobre la estrategia productiva, comercial y financiera de China

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: