No somos culpables de la crisis económica y del paro

Santiago Carrillo, el hombre que aposto por la “Reconciliación Nacional”

Santiago Carrillo y Manuel Fraga

Santiago Carrillo y Manuel Fraga

Ayer se fue Santiago Carrillo, el que fuese Secretario General del Partido Comunista de España. El hombre que, entre otros, hizo posible la transición española tras la muerte del dictador. Denostado y ensalzado por muchos, fue una figura controvertida en épocas pasadas. Pero es indudable que su persona contribuyo de una forma decisiva a que España fuera un país democrático dejándose atrás muchos de sus postulados ideológicos de buen comunista para optar por la “Reconciliación Nacional”, asumiendo la monarquía y la bandera rojigualda de España., lo que algunos no le perdonarían y le llamarían traidor.

Abrazo el eurocomunismo de sus camaradas italianos y franceses. Y en marzo del año 1977 los secretarios generales Enrico Berlinguer del PCI, Georges Marchais del PCF y el propio Santiago Carrillo del PCE, oficializaron en Madrid el “eurocomunismo” como modelo revolucionario idóneo en los países capitalistas desarrollados.

Por aquellas fechas de 1976-1977, Santiago Carrillo escribió el libro “Eurocomunismo” y Estado, que leí en profundidad, y que ahora, nuevamente en mis manos, me permito transcribir su anteportada, como homenaje a ese hombre, algunas veces incomprendido, Santiago Carrillo.

Contraportada: ¿Qué es el “eurocomunismo”? ¿Es un hábil disfraz, una maniobra táctica para la conquista del poder, o, por el contrario, una traición a los principios revolucionarios, un retroceso a posiciones socialdemócratas?. En este ensayo, que está llamado a alcanzar honda repercusión, Santiago Carrillo define el “eurocomunismo” como una concepción estratégica autónoma, en un trance de elaboración, nacida de una experiencia propia y de una realidad concreta, que constituye el único modelo revolucionario posible en los países capitalistas desarrollados. Rasgos característicos del “eurocomunismo” son, según Santiago Carrillo, el pluripartidismo, la vía parlamentaria y, muy especialmente, la consideración de que las libertades democráticas y los derechos humanos representan “un logro histórico irrenunciable del progreso humano”.

Había que superar tiempos pasados. Lo tenía muy claro y, actuó en conciencia. Años más tarde cayó el Muro de Berlín.

Gracias Santiago Carrillo, de un socialdemócrata convencido.

Descansa en Paz.

Etiquetado como: , , , , ,

1 Respuesta »

  1. Resulta repugnante leer tu obituario sobre este individuo y ver que no has hecho mención a su probada responsabilidad en el capítulo más cruel de nuestra guerra civil.

    Te recuerdo que en Paracuellos murieron 5000 personas, niños y mujeres incluidos. Es más de lo que se le achaca a Pinochet, y dudo mucho que a éste último se lo pasases por alto.

    Esta es la izquierda que nos queda a los españoles, la de los muertos de primera y de segunda.

    Debería caérsete la cara de vergüenza, socialdemócrata convencido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: