No somos culpables de la crisis económica y del paro

Impasible el ademán en el Gobierno de Rajoy tras la huelga general

Siguiendo los dictados del Gobierno alemán de Ángela Merkel, de la troika (CE, BCE y FMI) y la de sus propias convicciones ideológicas ultraliberales, el Gobierno de Rajoy incapaz de padecer o sentir el sufrimiento del pueblo español, se muestra indiferente e imperturbable. “El Gobierno escucha la calle, pero tiene que tomar decisiones”, dice la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; que ni siquiera habla con propiedad; lo que tiene que hacer es escuchar a los ciudadanos, al pueblo español, no a la calle, que es un lugar de tránsito.

Ni un solo gesto, ni un solo ademán de cambiar sus políticas erróneas tras la huelga general; al contrario, acaban de subir las tasas judiciales que hará desistir a muchos ciudadanos de acudir a la justicia para defender sus interés; o gestos pírricos e insuficientes como el de la aprobación de una moratoria para los desahucios de las familias más vulnerables, y ello, porque desde el Tribunal de Justicia de la Unión Europea les han sacado los colores, así como por la presión ejercida por los jueces y fiscales españoles, y los movimientos ciudadanos contra los desahucios.

Decir que la huelga general ha sido un fracaso es no querer ver la realidad. La huelga y las manifestaciones de la tarde-noche de ayer fueron un completo éxito: pararon las empresas más grandes del país, los transportes públicos, los servicios públicos de sanidad y educación, algunas pequeñas y medianas empresas, así como algún comercio. Pero lo que no se puede esperar es que pare el país entero ante la coacción de los empresarios que amenazaron con despedir a los trabajadores que secundaran la huelga. Estando inmersos en una gran crisis económica, como mucho contratado temporal y bajos salarios, es lógico que la participación en la huelga haya sido menor que en otras ocasiones; los empresarios tienen un enorme ejercito de parados para sustituir a los huelguistas. El miedo y el temor a la pérdida del puesto de trabajo es humano. Pero las manifestaciones de la tarde-noche fueron un éxito total, millones de ciudadanos se manifestaron en toda España en contra de las políticas del Gobierno de Rajoy, como así lo recoge la prensa extranjera.

Decir que la huelga general es política, es no entender nada, como no lo entiende el jefe de la patronal CEOE, Juan Rosell. Esta huelga general es contra la política de ajustes y privatizaciones del Gobierno. Si fuera una huelga política, sería una huelga general revolucionaria para cambiar el sistema político (No de ideas Sr. Rosell).

Pero el Gobierno no se quiere enterar, es más, va a aplicar atractivos fiscales para los accionistas privados del “banco malo” (El Impuesto de Sociedades tributará al 1%, además de gozar de exenciones fiscales), todo un negocio para la banca y los inversores nacionales y extranjeros. Esta más que claro, que para el Gobierno de Rajoy y del Partido Popular están antes los banqueros y los inversores de los fondos buitres, antes que los ciudadanos de su propio país, el pueblo español.

El Gobierno no va a rectificar, lo sabemos; tiene el apoyo de la troika, de la banca y de la CEOE. Tienen la razón de la fuerza parlamentaria, pero no la fuerza de la razón. Los ciudadanos seguiremos mostrando nuestro malestar e indignación cuantas veces sean necesarias; pero la paciencia tiene un límite, y ese límite cada día está cercano.

Etiquetado como: , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: