No somos culpables de la crisis económica y del paro

Rajoy, y su esperpento en el Parlamento

La trágala de RajoyRehuyendo de la realidad y sin quererse dar por enterado, Mariano Rajoy, a la sazón, presidente del Gobierno de España, interpretó ayer el mejor papel de su vida parlamentaria en el estreno de la ópera bufa Bárcenas el Traidor de Génova.

El corpulento y barbudo Rajoy rodeado de sus más fieles escuderos y sirvientes negó la mayor, pero asumió su error “Me equivoqué en pensar que era inocente quien no lo era”. Negó que el Partido Popular se financiara ilegalmente. Negó que él hubiera cobrado dinero del Partido de manera fraudulenta, reconociendo, eso sí, el haber recibido sobresueldos de manera legal y declarándolo a la Hacienda. Poco más en un debate, para mi frustrante, sin grandes expectativas de regeneración de la política española y sin medidas efectivas para erradicar la corrupción. Ni una sola mención a los corruptores, que al parecer no son de este mundo.

Como era de esperar, Rajoy avaló su política económica exponiendo datos y cifras que ni el mismo se puede creer sobre la salida de la crisis y acusó a la oposición de poner en riesgo la estabilidad económica y política de España jugando con el futuro de los españoles. Cuando quien está poniendo en riesgo la economía y la política española es el propio Gobierno que preside el ínclito Mariano Rajoy con su incapacidad para gobernar.

Intentar desviar la atención del caso Bárcenas mediante el engaño y las falsas perspectivas de una recuperación económica ya no encuentran eco entre los ciudadanos españoles. Sus mentiras y falsedades son cada día más frecuentes y muy pocos le creen por mucho que quiera expresar sus emociones de tal forma que produzcan convicción y persuasión en los oyentes. Su elocuencia ya solo cala entre sus fieles parlamentarios y dirigentes de su partido, aunque no sea en todos.

El subconsciente le traicionó al referirse a Bárcenas con su frase “Me equivoque en pensar que era inocente quien no lo era”. Si ya no era inocente es porque es culpable, y si es culpable, Rajoy sabe algo. ¿Porqué, si no, le contesta a sus mensajes cuando ya sabe que se le han descubierto dineros en Suiza?. ¿Porqué, para muchos dirigentes del Partido Popular Bárcenas es un traidor?. Por algo será.

El grado de descredito y desprestigio a la que Rajoy ha sumido a España no tiene parangón en toda la larga historia de nuestro país. Somos el hazmerreír de toda la prensa extranjera con la lectura entre corchetes [fin de la cita]. Pero esto no es lo grave, es un desliz, la gravedad reside en la escasa credibilidad que tenemos como país. No es una casualidad que ante la debilidad del Gobierno de España el Fondo Monetario Internacional plantee bajar un 10 por cien los salarios de los españoles y reducir los gastos en pensiones, educación y sanidad. Una España que están poniendo en condiciones de venta al mejor postor.

Esta más que claro que para el Gobierno y el Partido Popular el caso Bárcenas es un caso aislado y que solo tiene un culpable, el propio Bárcenas. La deformación de la realidad que hace Rajoy es como mirar el mundo desde un plano superior y considerar a los ciudadanos como seres inferiores a su persona. Mirarse a un espejo cóncavo y luego a otro convexo deforman la figura, como Rajoy deforma la realidad en el Parlamento, todo un esperpento.

Por el bien de España, y como patriota que dice ser, debería de dimitir como presidente del Gobierno.

Etiquetado como: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Top Clicks

  • Ninguna
A %d blogueros les gusta esto: